Carrito

Blog

Testimonio de Paloma

By 25 enero, 2022No Comments
Mi nombre es Paloma.
Corría  el  año  1998  yo  contaba  por  aquellos  años  con  9  años, nos  íbamos  de  viaje,  nada menos  que  a  Ferrol,  la  tierra  de  mi  madre  ,  a  la  boda  de  mi  tía  Gena.  Era  el  mes  de Diciembre  “El  puente  de  la  Inmaculada”.  Ya  a  mitad  de  camino  me  empecé  a  encontrar  mal, aunque  en  esa  época  era  propensa  a  marearme  en  el  coche.  Recuerdo  que  antes  de  llegar a  Ferrol  paramos  para  tomar  algo,  fué  en  Pontedeume,  lo  que  tomé  me  sentó  fatal…..ya tenía  algo  dentro  que  me  hacía  sentir  mal.  Al  día  siguiente  amanecí  con  manchas  rojizas  en la  cara  y  algo  de  fiebre,  mis  padres  me  llevaron  a  urgencias ,  ya  que  al  día  siguiente  era  la boda.  El  médico  que  nos  atendió  diagnosticó  como  “Síndrome  de  la  bofetada”  o técnicamente  Eritema  Infeccioso  nos  recetó  apiretal  y  una  crema  para  la  cara.  Yo  quería estar  bien,  por  nada  del  mundo  quería  fastidiar  esa  boda.  Pero  fue  imposible,  no  podía  con mi  alma,  cada  hora  me  encontraba  peor  solo  quería  estar  acostada  a  oscuras  y  con  los  ojos cerrados.  La  boda  la  pasé  con  mi  padre  fuera  de  la  Iglesia  y  sin  poder  estar  en  pie,  tomando manzanilla  para  la  angustia  y  con  una  sensación  extraña  de  falta  de  fuerzas,  postración  y desconcierto.  No  sabía  lo  que  me  pasaba  pero  estaba  muy  mal.
Esa  misma  noche  fuimos al  Hospital  Arquitecto  Marcide  y  me  ingresaron,  con  fiebre  muy  alta,  postración  y  manchas rojizas  ya  no  solo  en  la  cara  sino  en  brazos  y  piernas.  Después  de  la  primera  analítica  de  la mañana  siguiente,  sin  tener  los  médicos  un  diagnóstico  claro  me  ingresaron  en  la  UCI pediátrica.  Ya  lo  siguiente  no  lo  viví  en  primera  persona,  todo  lo  demás  lo  supe  después. Los  médicos  indagaban,  hablaban  entre  ellos,  pero  paso  casi  todo  ese  día,  para  que  un joven  médico  en  prácticas  diera  con  la  clave  tenía  la  enfermedad  de  KAWASAKI, enfermedad  rara,  de  difícil  diagnóstico  ya  que  tendrían  que  coincidir  6  síntomas  para determinarla  y  yo  tenía  estos  6  síntomas  Sarpullido,  agrandamiento  de  ganglio  en  el  cuello, ojos  extremadamente  rojos,  labios  muy  rojos  y  secos,  manos  hinchadas  y  palmas  rojas  y postración.
Estuve  en  UCI  unos  días,  tuvieron  que  administrarme  plasma  sanguíneo,  mi vida  estaba  en  peligro  y  así  se  lo  comunicaron  a  mis  padres.  Afortunadamente  todo  fue transcurriendo,  lento  pero  bien,  me  hicieron  mil  pruebas  y  fui  mejorando.  El  día  24  de Diciembre  de  1998 volví  a  nacer,  ese  día  salí  del  hospital  y  me  encontraba  muy  bien,  la pesadilla  había  terminado.  Aunque  me  quedaban  años  de  reconocimientos  y  controles sobre  todo  del  corazón  ya  que  esta  traidora  y  terrible  enfermedad  provoca  inflamación  de las  arterias  coronarias  que  suministran  sangre  oxigenada  al  corazón.  Los  reconocimientos daban  buenos  resultados  y  en  unos  años  me  dieron  el  alta  y  deje  de  tener  esos reconocimientos.  Cuando  supe  la  verdad  de  lo  que  viví  y  lo  cerca  de  la  muerte  agradecí  con todo  mi  ser  que  ese  grupo  de  médicos  dieran  con  el  diagnóstico  correcto  y  salvaran  mi  vida, en  el  año  1998  esa  enfermedad  era  mucho  más  difícil  de  diagnosticar  que  hoy  en  día.
Pasados unos años, cuando ya había cumplido los 20 tuve otro episodio grave en mi vida producido por un aneurisma cerebral que me produjo un Ictus y que según el estudio realizado en el Hospital de la Arrixaca pudo ser consecuencia de la enfermedad de Kawasaki que había padecido 11 años antes.
Con esto me gustaría dar a conocer esta enfermedad y mentalizar a la población que es algo serio, y que además de diagnosticarlo para poder tratarlo a tiempo es importante llevar un seguimiento a lo largo de los años que puedan permitir identificar y prevenir otras enfermedades derivadas.

El testimonio de Paloma , es basado en su experiencia personal. Todas las  historias compartidas en este espacio,  son testimonios personales, que nos envían  para compartir en este espacio que hemos creado para las familias afectadas por la enfermedad de Kawasaki. Esta historia no constituye un consejo médico. Ante cualquier duda sobre asesoramiento médico, consulte con su médico tratante. 

Si quieres compartir tu testimonio, este es tu espacio.

Escríbenos a info@asenkawa.org

Last Updated on 25 enero, 2022 by Asenkawa