Diagnóstico y tratamiento

Para el diagnóstico de la Enfermedad de Kawasaki, se han establecido criterios clínicos para clasificarla:

Forma COMPLETA o CLÁSICA :

Fiebre de igual o mayor a  5 días y 4 o más  de las 5 características clínicas principales que pueden presentarse de forma simultánea o sucesiva.

Forma INCOMPLETA : 

Fiebre inexplicable  de igual o más de  5 días y, al menos, 2 características clásicas de la Enfermedad.

El compromiso coronario ecocardiográfico puede confirmar el diagnóstico en casos dudosos.

Forma ATÍPICA :

La expresión EK atípica se reserva para los casos con manifestaciones clínicas inusuales de la enfermedad, independientemente de que cumplan o no con los criterios clínicos.

 

ESTUDIOS COMPLEMENTARIOS :

Hallazgos de laboratorio

Le tomarán muestras de sangre a su hijo/a para valorarlo, ya que pueden aparecer valores alterados que ayudarán en el diagnóstico.

Estudios radiológicos

Ante la aparición de manifestaciones atípicas o complicaciones de la enfermedad, se evaluará la solicitud de estudios específicos (por ejemplo: ecografía o radiografía abdominal, tomografía de tórax, etc.).

Evaluación cardiológica

Debe realizarse un electrocardiograma en el  momento del diagnóstico, ya que resulta especialmente útil en la primera semana de la enfermedad.
También debe realizarse un electrocardiograma, ya que es un método sensible, específico y seguro para la detección de dilataciones en las arterias coronarias y otras complicaciones cardíacas. El primer ecocardiograma deberá realizarse al momento del diagnóstico de la EK y debe ser completo, con especial interés en la anatomía coronaria, la función ventricular, la función valvular y el pericardio. No debe retrasarse la administración del tratamiento a la espera del ecocardiograma.

Si el primer estudio fué normal, el segundo ecocardiograma deberá realizarse durante el transcurso de la segunda semana del inicio de los síntomas. En caso de que este último fuera normal, el tercer ecocardiograma deberá realizarse entre las 6 y las 8 semanas desde el inicio de la EK.

En los pacientes en los que se detecta la presencia de aneurismas coronarios, derrame pericárdico, insuficiencia valvular, disfunción ventricular o persistencia de signos de inflamación, el ecocardiograma debe repetirse, al menos, semanalmente para evaluar si hay progresión de las complicaciones mencionadas.

El compromiso coronario se basa en la recomendación de la AHA según los diámetros de las arterias coronarias, ajustados por superficie corporal.

TRATAMIENTO :  

El tratamiento efectivo conocido para la enfermedad de Kawasaki, consiste en la aplicación intravenosa de Inmunoglobulina inespecífica, que se dosificará según el peso del niño, inicialmente recibirá también aspirina a dosis altas, que será administrada hasta que la fiebre remita, luego se bajará la dosis  a dosis  antiagregante plaquetario, ( evitar la formación de trombos ) ;  esta dosis se mantendrá durante  6/8 semanas.

A las 6/8 semanas si no se detectan alteraciones mediante ecocardiograma y las plaquetas han vuelto a la normalidad, se suspenderá la aspirina,  en caso contrario se deberá seguir con el tratamiento con aspirina. El tratamiento a largo plazo con aspirina u otros tratamientos anticoagulantes dependerá del grado de afectación coronaria.

En los casos resistentes en la fase aguda , puede indicarse la aplicación de otros tratamientos que ayuden a detener la inflamación sistémica.

Las alteraciones a nivel sistémico pueden ser amplias, pero en esta enfermedad el corazón es el más afectado.

Para evitar las secuelas que puede provocar esta enfermedad se debe iniciar el tratamiento precoz, habiéndose comprobado que el 25 % aproximadamente de los niños que no reciben tratamiento , padecerán secuelas cardíacas, reduciéndose a un 4%  si reciben tratamiento.

Por lo que es de vital importancia instaurar el tratamiento cuanto antes, preferiblemente antes de los 10 días del comienzo de síntomas, aún ante la duda, se debe aplicar el tratamiento, para evitar las alteraciones, derivadas de un mal diagnóstico.

Clasificación ecocardiográfica de las lesiones coronarias.

• Aneurismas: dilataciones segmentarias de las arterias coronarias con un puntaje Z ≥ 2,5.

• Ectasia: dilatación uniforme de la arteria coronaria con puntaje Z entre +2 – +2,5.

• Clasificación de los aneurismas según el tamaño

• Pequeños: < 5 mm.

• Medianos: de 5 a 8 mm.

• Gigantes: > 8 mm. Una lesión con un puntaje Z ≥ 10 debería tratarse como un aneurisma gigante por más que su valor absoluto sea menor de 8 mm.

La enfermedad de Kawasaki es la primera causa de cardiopatía adquirida en niños a nivel mundial
La enfermedad de Kawasaki es la primera causa de cardiopatía adquirida en niños a nivel mundial

La insuficiencia mitral se encuentra en un 27% de los pacientes; la insuficiencia aórtica, en 5%; la dilatación de la raíz aórtica, en 10%; la pericarditis, en 5%; y algunos pueden desarrollar taponamiento cardíaco.

Ante el desconocimiento de la causa, y la inexistencia de una prueba diagnóstica, es de vital importancia conocer los síntomas y las características generales y particulares de esta enfermedad, para poder diagnosticar e instaurar el tratamiento a tiempo.

En la actualidad la enfermedad de kawasaki es la primera causa de cardiopatía adquirida en niños a nivel mundial.

Ayúdanos a cambiar esta realidad…

Contamos contigo¡

 

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: