Dr. Tomisaku Kawasaki

Desde Asenkawa, felicitamos al Dr. Tomisaku Kawasaki, por su cumpleaños número 94, nuestros mejores deseos para el Dr. y un enorme agradecimiento por su gran contribución a la Medicina, y por todos los años dedicados a la investigación de la Enfermedad de Kawasaki.

Gracias¡¡¡

El Dr. Tomisaku Kawasaki, es sin duda una de las más grandes leyendas médicas vivas de hoy.

Tomisaku Kawasaki, fue el menor de siete hijos en su familia, nació el 7 de Febrero en 1925. Después de graduarse de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chiba, Kawasaki se desempeñó como pasante en diferentes campos de la medicina. Se interesó por la pediatría.
“Los pacientes adultos estaban llenos de quejas, pero los niños enfermos decían poco. Básicamente, me gustaban los niños… ” (*)

“En enero de 1961, me encontré con un paciente infantil, de 4 años y 3 meses, que se convertiría en el primer caso conocido de enfermedad de Kawasaki. Han transcurrido cincuenta años desde entonces. En ese momento, no tuve más remedio que dar de alta al paciente como “diagnóstico desconocido”. Afortunadamente, el niño no sufrió secuelas y actualmente disfruta de una vida plena y activa como adulto. Desde entonces, la incidencia de la enfermedad de Kawasaki ha seguido creciendo. ¿Por qué? ¿Por qué no podemos detener esta enfermedad? El motivo, desafortunadamente, es que se desconoce su causa. Cuando describí por primera vez la enfermedad, sentí que estábamos en el umbral de descubrir su causa, ya que sus síntomas eran extremadamente claros. A pesar de los esfuerzos de numerosos investigadores, sin embargo, todavía estamos buscando. Tengo la firme esperanza de que los jóvenes investigadores puedan identificar la causa raíz de esta enfermedad. (*)

Breve reseña histórica de la Enfermedad de Kawasaki:

El Dr Tomisaku Kawasaki vió su primer caso de Enfermedad de kawasaki en 1961 y publicó su primer informe en japonés en 1967.
En 1974, el Dr. Kawasaki informó por primera vez en inglés su serie original de 50 pacientes japoneses que manifestaban una constelación de signos y síntomas que posteriormente llevaría su nombre.

El informe original del Dr. Kawasaki es un testimonio de su astuto juicio clínico y de un meticuloso registro. Demostró que esta condición era muy diferente de la “fiebre escarlata atípica” que muchos de sus compañeros en la academia japonesa creían que era. Del mismo modo, esta condición era bastante diferente al síndrome de Stevens Johnson (SSJ), que también fue presentado como una posibilidad clínica por algunos de sus colegas .

Lo más notable es que él continuó manteniendo su postura de que lo que había documentado era realmente una entidad de enfermedad no descrita hasta ahora, y mantuvo su creencia en medio de la oposición rígida y creciente de varios académicos en Japón que se negaron a aceptar que esto era un nuevo descubrimiento . Esta oposición continuó durante varios años.

El manuscrito del Dr. Kawasaki tenía más de 44 páginas, y describía meticulosamente las características clínicas más destacadas de estos pacientes y explicaba las diferencias entre esta entidad en relación con la fiebre escarlata y el SJS .

El Dr. Kawasaki vió su primer caso de EK en enero de 1961, cuando él era un pediatra en el Hospital de la Cruz Roja en un suburbio de Tokio. El paciente, un niño de 4 años de edad, se recuperó espontáneamente de su enfermedad y fué dado de alta como “diagnóstico desconocido” .

No fué hasta que Kawasaki vió su segundo caso 1 año después que comenzó a sospechar la aparición de una enfermedad que no había sido descrita anteriormente en Japón.
De hecho, los casos que ahora se piensa que son EK fueron documentados en Japón antes en los años 50 .
Si los casos existieron en Japón antes de ese momento se está investigando actualmente como parte del proyecto de la historia de la enfermedad de Kawasaki.
Inicialmente, Kawasaki creyó que el síndrome clínico era un proceso benigno, autolimitado, sin secuelas.

Informó de los primeros 7 casos como “síndrome de la fiebre no escarlata con descamación” en una reunión de 1962 en el Grupo Pediátrico de la Asociación Japonesa de Pediatría en Chiba.
En 1964, había reunido 22 casos y los presentó como síndrome ocular mucocutáneo (MCOS) en la reunión anual del Grupo Pediátrico de Japón Oriental / Chubu.

A pesar de la acumulación de casos, muchos médicos continuaron creyendo que la EK no era una nueva entidad de enfermedad, sino más bien una forma atípica del síndrome de Stevens-Johnson

En 1965, el Dr. Noboru Tanaka, entonces jefe del Departamento de Patología del Hospital de la Cruz Roja, realizó una autopsia en un niño previamente diagnosticado por Kawasaki como MCOS. El niño había muerto repentina e inesperadamente y en la autopsia Tanaka descubrió la trombosis de la arteria coronaria.

Tanaka, por lo tanto, fué el primer patólogo en reconocer las complicaciones cardíacas graves y a veces fatales de la enfermedad. A pesar de la evidencia de la autopsia, la mayoría de los clínicos rechazaron la afirmación de Tanaka de que la enfermedad llamada MCOS podría estar asociada con complicaciones cardíacas fatales.

A instancias del Dr. Fumio Kosaki, entonces jefe del Departamento de Pediatría del Hospital de la Cruz Roja, Kawasaki publicó su serie de 50 pacientes en un diario de alergia para evitar conflictos con médicos en el establecimiento pediátrico que estaban en desacuerdo con su afirmación de que estaba describiendo un condición desconocida y única.

Hoy en día, el Centro de Investigación de Enfermedades Kawasaki Japón en Tokio, Japón, fundada por Kawasaki en 1980, sirve como un importante recurso para obtener información sobre la enfermedad de kawasaki, así como un catalizador de los esfuerzos de investigación japoneses e internacionales y la educación.
Claramente, el misterio principal de la EK es la causa de la enfermedad. Aunque se sospecha de un agente infeccioso, el patógeno causante sigue eludiendo a los investigadores. Incluso en ausencia de conocimiento del agente causal, una prueba diagnóstica sensible y específica sería de gran ayuda para los estudios de epidemiología, los resultados y el tratamiento de la EK.
Sugerimos que las vías fructíferas para la investigación futura incluyen los siguientes:

1) investigaciones detalladas de la incidencia mundial de la enfermedad

2) la institución de vigilancia hospitalaria centinela para EK y la creación de registros nacionales,

3)una definición de caso más sensible que incluye laboratorio y datos ecocardiográficos, así como los signos y síntomas clínicos,

4) a largo plazo de seguimiento de los pacientes en su tercera y cuarta década con la supervisión de secuelas tardías cardiovascular,

5) los estudios ampliados de la patología de las arterias en los pacientes que mueren de otras causas después de KD ,

6) estudios de casos índice y sus familias para identificar factores genéticos que pueden influir en la susceptibilidad a enfermedades y el resultado,

7) la aplicación de nuevos métodos de base molecular para buscar el agente causante,

8) una mayor cooperación entre los clínicos y patólogos con la creación de un registro centralizado de los tejidos de la autopsia que podría rápida y eficiente puede acceder para probar nuevas hipótesis,

9) el desarrollo de una prueba de diagnóstico basado en la biología de la inflamación y el daño celular endotelial aguda que, en ausencia del agente causante, se podría utilizar para identificar niños con la enfermedad,

10) en colaboración, ensayos prospectivos multicéntricos internacionales de terapias antiinflamatorias adicionales para la enfermedad aguda y terapias antitrombóticas y trombolíticos para niños con aneurismas.

Todos los pediatras deben conocer esta afección y las diversas manifestaciones clínicas del trastorno . Se sabe que los niños con Enfermedad de Kawasaki no diagnosticados y no tratados presentan en la adultez temprana varios eventos cardíacos graves, como infarto de miocardio, insuficiencia cardíaca congestiva, arritmias e incluso muerte súbita. La mayoría de estas consecuencias son fácilmente evitables. Por lo tanto, es imperativo que los pediatras reconozcan el espectro expandido de la Enfermedad de Kawasaki, hagan el diagnóstico rápidamente e inicien el tratamiento apropiado de inmediato.

“Los pediatras tenemos una deuda de gratitud con el gentil maestro, el Dr. Tomisaku Kawasaki, por sus meticulosos esfuerzos para registrar hallazgos clínicos aparentemente banales que debían constituir el criterio principal para el diagnóstico de una nueva condición clínica y que finalmente debía llevar su nombre… ” (*)

 

 

Fuente:

http://pediatrics. 

https://indianpediatrics.net

Publicado por

Asenkawa

Asenkawa nace para brindar apoyo a familias afectadas, y para crear conciencia sobre la importancia del diagnóstico precoz, para evitar las graves secuelas que pueda ocasionar esta enfermedad si no es detectada a tiempo. La enfermedad de kawasaki es en la actualidad la primera causa de cardiopatía adquirida en niños a nivel mundial, hemos asumido el compromiso de informar a la población en general y a la comunidad médica, para un mejor conocimiento de ella, y que repercuta en una mejora tanto del diagnóstico como del seguimiento y control a corto y largo plazo. Apoyamos a los médicos investigadores en sus trabajos y estudios de inestigación, mediante la recaudación de fondos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.